Estudio reporta fragmentación progresiva y pérdida de hábitat en bosques naturales de la cordillera de Nahuelbuta

[resumen.cl] El equipo de investigación reportó una pérdida de bosque nativo del 33% en los últimos 25 años en la Cordillera de Nahuelbuta. Esta pérdida de bosques está asociada principalmente a la sustitución por monocultivos forestales de pino y eucalipto.

Un estudio recientemente publicado en la Revista Mexicana de Biodiversidad y disponible para su descarga gratuita  evaluó el estado del paisaje y los cambios temporales y espaciales de los bosques nativos en la Cordillera de Nahuelbuta entre las regiones del Biobío y la Araucanía. A partir de análisis de imágenes satelitales de la iniciativa estadounidense Landsat entre los años 1986 y 2011, los investigadores reportaron una pérdida de bosque nativo del 33% en 25 años, debido principalmente a la sustitución por monocultivos forestales.

 

 

Ubicación de la cordillera de Nahuelbuta entre las regiones del Biobío y la Araucanía. Fuente: S. Otavo, C. Echeverría / Revista Mexicana de Biodiversidad 88 (2017) 924-935

 

Las principales amenazas para el ecosistema de la Cordillera de Nahuelbuta son: la sustitución de bosque nativo por plantaciones de monocultivos forestales, los incendios forestales, agricultura intensiva y también la extracción de leña y la sobreexplotación de especies nativas.

 

Los monocultivos forestales son la principal cobertura de suelo en la Cordillera de Nahuelbuta

 

 

Los investigadores concluyeron que estos cambios en la configuración de los parches de bosque, de las coberturas y usos del suelo representan una profunda transformación del paisaje y una fragmentación avanzada de los bosques nativos. Además, sugirieron que estos cambios mantienen bajo amenaza a diversas especies endémicas de la zona y que presentan también un alto riesgo de extinción. Advierten que de continuar estos procesos antropogénicos, estas especies podrían enfrentar un aumento en su riesgo de extinción.

El estudio reportó que la pérdida total de bosque nativo fue de un 33,2% a una tasa de deforestación de 1,6% al año entre 1986 y 2011. La pérdida fue más intensa en bosques nativos primarios, con un 49%, en comparación a a los bosques nativos secundarios, con un 28%, y fue causada principalmente debido por la sustitución por monocultivos forestales de pino y eucalipto.

 

 

Variación espacial, temporal y porcentaje del área usada por los diferentes tipos de cobertura de suelo en los años 1986 y 2011 en la cordillera de Nahuelbuta. Fuente: S. Otavo, C. Echeverría / Revista Mexicana de Biodiversidad 88 (2017) 924-935

 

 

Un estudio previo había reportado una pérdida neta boscosa de 28,2% entre las regiones del Biobío y la Araucanía, con un 71,7% por sustitución de bosque nativo a monocultivos.

Mientras tanto, en torno a la Cordillera de la Costa de la región del Maule un estudio anterior determinó una pérdida de bosque nativo de un 67%, a una tasa de deforestación de 4.5% al año, como consecuencia principal de la sustitución por plantaciones de monocultivos forestales entre 1975 y 2000.

El presente estudio advierte que de continuar la trayectoria actual, se esperaría una pérdida considerable de la cobertura de bosque, y si la tasa actual de forestación con monocultivos se mantiene constante en torno a 4,2% al año, el paisaje se volverá aún más uniforme en base a dos especies de interés comercial.

Esto dejará a Nahuelbuta como un paisaje severamente desforestado, con pequeños parches de bosque nativo altamente modificados, aislados y sin conectividad, rodeados de usos de suelo altamente contrastantes

 

Pocas zonas en lo alto de la Cordillera de Nahuelbuta conservan bosque nativo

 

Junto a esto, los investigadores señalan un ligero aumento de bosques nativos secundarios, mientras los cambios en las trayectorias indicarían regeneración en zonas agrícolas abandonadas.

Los rápidos procesos de deforestación en la zona de Nahuelbuta causaron que en tan solo 25 años se perdieran grandes fragmentos de bosque nativo, con actualmente pocos parches superiores a 1,000 hectáreas y el 50% del área de bosques en parches menores de 50 hectáreas.

 

 

También puedes ver: [DOCUMENTAL] "La otra cordillera": constatando el impacto de la industria forestal en Nahuelbuta

 

 

El estudio indica también que la Cordillera de Nahuelbuta se caracteriza por un bajo grado de protección, con cerca de un 10,4% de su superficie. Actualmente se mantienen solamente 10 áreas de alto valor para conservación, alcanzando una superficie de 57.000 hectáreas. La más extensa es la quebrada Caramávida con 37.000 hectáreas. Solamente existen 2 áreas en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado: el Parque Nacional Nahuelbuta con 6,832 hectáreas, y el Monumento Natural Contulmo con 82 hectáreas. Estudios previos han señalado que esta baja superficie destinada a la conservación, difícilmente pueden sostener la alta biodiversidad de la zona.

 

Parque Nacional Nahuelbuta

 

Los investigadores sugieren la implementación urgente de estrategias para la planificación de la conservación en la cordillera de Nahuelbuta con: restauración de ecosistemas degradados, conectividad de fragmentos boscosos en el paisaje, conservación de especies amenazadas en el paisaje, actualización de sitios prioritarios para la conservación de la biodiversidad, implementación de nuevas áreas protegidas y análisis de los impactos ecológicos de la pérdida de hábitat para especies y comunidades de flora y fauna.

 

También puedes ver: [DOCUMENTAL] «Plantar Pobreza, el negocio forestal en Chile»